viernes, 13 de marzo de 2009

Olympia


“A cada tiempo su arte y al arte su libertad”

En el París de 1865 la gente que acudía al “Salón” salía horrorizada. “Cómo se atreve”, “cómo se puede exponer un cuadro así”, “qué poca vergüenza”...Edouard Manet pintó su Olympia en 1963 para ser expuesta en el “Salón de los Rechazados”, pero finalmente fue dos años después donde vio la luz y no en este Salón alternativo, sino en el Salón de París.

El cuadro: una mujer desnuda, tumbada en su cama, insinuante. Su criada, negra, le acerca un ramo de flores. Un gato negro a sus pies. Esta obra causó una gran indignación a la burguesía que se iniciaba en el disfrute del arte. Tanto el público como la crítica aceptaban los desnudos siempre y cuando fuesen obras mitológicas. La Olympia de Manet era claramente una prostituta. Podía ser incluso la meretriz con la que se acostaba alguno de esos burgueses que salían indignados de la exposición del brazo de su señora.

Atmósfera de íntima sensualidad. Un gato negro que simboliza ambigüedad e inquietud. Un ramo de flores. El típico regalo que los clientes ofrecían a las prostitutas de clase alta. La Olympia de Manet representa lo contrario al cuadro en el que se inspiró: la Venus de Urbino, de Tiziano.

Manet estaba poniendo al descubierto los mundos ocultos de una burguesía hipócrita. La mirada retadora de Olympia destapaba sus vergüenzas.

“A cada tiempo su arte y al arte su libertad”

Esta frase de la Seccesion, movimiento austriaco creado en 1897 y abanderado por Gustav Klimt, se rebeló contra la estética historicista de la época del emperador Francisco José. Defiende el arte como herramienta para romper barreras. Para adelantarse a una sociedad que quizá no esté preparada para entenderlo. Pero que debe dejarle libertad.
Como ocurrió con Manet, a quien la historia le acabó dándole la razón.

7 comentarios:

desconvencida dijo...

Es curioso cómo algo que hace más de cien años era escandaloso ahora resulta de lo más naïf...

Helene Hanff dijo...

sí, es verdad :)

Domadora de Elefantes dijo...

El lema de la Secessión rige mi vida artística y las clases que imparto a este respecto. Muy bien explicado.
He llegado a este blog por pura casualidad, pero me gusta.
Un saludo.

Helene Hanff dijo...

Hola Domadora: sé que rige tus clases porque en una de ellas lo explicaste y se me quedó grabado. Qué gracia que hayas pasado por aquí.Saludos

Domadora de Elefantes dijo...

¿Has sido alumna mía? Perdona que no recuerde tu nombre, a lo mejor si te viera la cara me acordaría. ¡Esto sí que es coincidencia! Llegué a este blog por puro azar, pero ahora entro de vez en cuando. Un saludo.

Helene Hanff dijo...

De hecho, soy alumna tuya, del IART, Cultura y Periodismo. Soy Mar. ¡Qué coincidencia! Nos veremos el viernes con la entrevista...

Domadora de Elefantes dijo...

Qué gracia. No sé por qué di por supuesto que te llamarías Elena y que por eso habías elegido el pseudónimo de Helen Hanff. Nos vemos el viernes.