sábado, 29 de agosto de 2009

Esta es mi vida


De fotógrafa oficial del rock 'n' roll a fotógrafa de personajes famosos: políticos, actores y actrices, músicos, modelos...Annie Leibovitz ha retratado a las personas más conocidas de los últimos tiempos. Desde la reina de Inglaterra a un moribundo William S. Burroughs; desde el gabienete Bush a los White Stripes emulando un circo ambulante a las afueras de Nueva York. Los contrastes son inmensos. Todos los personajes célebres, sean de la condición que sean, no llegan a sentirse en lo más alto hasta que no son fotografíados por Annie Leibovitz. Quizá esto último sea excesivo, pero ¿qué tienen en común Colin Powell y Kate Moss sino el deseo de ser fotografíados por la más famosa de las fotógrafas?




La exposición "Annie Leibovitz. Vida de una fotógrafa 1990-2005" muestra una selección de más de 200 fotografías con las que el espectador puede hacerse una idea de lo que vivió Leibovitz durante este periodo de tiempo. Entre ellas se encuentran sus más famosos retratos, como la fotografía de una Demi Moore embarazadísima, hasta escenas cotidianas de su vida: recuerdos de viajes a Venecia con su pareja Susan Sontag; vacaciones con sus padres en su casa de Rhinebeck (Nueva York); retratos de sus hijas...



Me gusta la selección que han hecho porque es fiel a lo que pretendía mostrar: "Annie Leibovitz. Vida de una fotógrafa" muestra eso, su vida, que está llena de momentos emocionantes, como supongo que será el retratar a Bill Clinton o a Nelson Mandela; pero que también hay sitio para la vida en pareja, para los hijos. Retratos de tristeza y de alegrías. La vida, al fin y al cabo. Me gustan las fotos que hay de sus padres, cómo trata de extraer el gesto que muestre la esecia de su madre. Me gustan las escenas cotidianas de cuando llega el momento de levantarse de la cama y sus padres aparecen despeinados, pero naturales, sin mostrar ningún tipo de sorpresa porque su hija esté de alguna manera invadiendo su intimidad.



Luego está la parte dedicada a Susan Sontag. Creo que la elección de las fotografías y la explicación que de ellas hace la fotógrafa revelan el tipo de relación que existía entre ellas. Una profunda admiración de Annie por Susan, todo lo que le enseñaba, los viajes, Venecia, París, incluso Sarajevo. Cómo Annie cuidó de ella cuando se puso enferma de cáncer. Cómo quería retratar cada momento, como si no fuese a haber otro. Hay fotografías realmente impactantes. Annie Leibovitz abre las puertas de su vida en esta exposición. Parece decir: "Sí, he fotografíado a este y a este otro, pero he sufrido como otros, he amado, como todos. Soy humana. Soy humana".

No sé si es bueno o es malo, pero siento curiosidad por las vidas ajenas. Me gustan las personas, me gusta ver qué tipo de vidas han elegido, qué es lo que no he elegido yo. Esta exposición trata de eso, de mostrar una vida. Una vida fuera de lo común, claro. Pero una vida. Si tenéis la oportunidad de acercaros, os la recomiendo.

15 comentarios:

Rita dijo...

Un post precioso, Helene!

Anónimo dijo...

Suscribo absolutamente todo lo que dices, pero tal cual. A mi también me encantaron las fotos de su familia, y en concreto la que dices, ¡la de los padres en la cama!
Y soy igualmente cotilla de las vidas ajenas de gente maravillosa y no tan maravillosa. Dicen que la curiosidad mató al gató...

xel

Domadora de Elefantes dijo...

Es una exposición buenísima. Un abrazo.

troyana dijo...

Una vida fuera de lo común,una obra que le sobrevivirá.

ALFREDO J. LIEBANA RADO dijo...

Se echaba en falta un nuevo post... ¡Gracias!, ha sido excelente.

Helene Hanff dijo...

Gracias Rita! Un beso

Xela: me acordé tanto de ti cuando fui a ver esta exposición!! tendríamos que haber ido juntas...ven ya que te echo de menos. Un beso

Domadora: Sí, es buenísima. Un abrazo

Troyana: las grandes obras siempre perduran! un beso

Alfredo: ya estoy de vuelta de vacaciones, necesitaba un descanso!! a partir de ahora volveré a dar la lata. Un beso

desconvencida dijo...

Vaya, otra gran exposición que me pierdo (he visto que dura hasta el 3 de septiembre), es lo que tiene vivir lejos de Madrid, y últimamente no visitarla... Gracias por acercarme a ella con tu post.

Soy muy fan de Leibovitz y de su obra, siempre me deja con la boca abierta...

princesadehojalata dijo...

La exposición me encantó y tu crónica es genial! de todas las fotos me quedo con la de Johnny Depp y Kate Moss en la cama de un hotel. Me pareción de una intimidad brutal. Besos.

Helene Hanff dijo...

Desconvencida: han ampliado la exposición hasta el 30 de septiembre, igual puedes escaparte a Madrid, merece la pena! un beso

Princesa: coincido contigo, esa foto es genial, parece mentira que sea capaz de captar esa intimidad...un beso

memento dijo...

Yo últimamente estoy obsesionado con las vidas (de hecho, mis lecturas veraniegas han sido biografías y memorias), por lo que tu último párrafo me llega muy hondo.

memento dijo...

La foto de Cash es tremenda, claro.

Helene Hanff dijo...

Me pasa lo mismo, Memento. Me encantan las biografías, pero hace mucho que no leo ninguna. ¿Has leído alguna este verano que me puedas recomendar?

memento dijo...

Tengo pendiente contestar a esto de forma más detenida. Valga como anticipo, "Mi último suspiro", de Luis Buñuel, libro con el que he pasado grandes ratos (hay edición baratita en DeBOLS!ILLO, de Mondadori).

Por cierto, tal vez te interese esto: http://www.march.es/conferencias/Programa.asp?Id=743

Helene Hanff dijo...

Memento: ¡gracias por las dos recomendaciones!
Estoy de nuevo espiando vidas ajenas: la de Amélie Nothomb. Estoy disfrutando mucho.

memento dijo...

Vaya, muchas gracias a ti por hacer que me fije en esta mujer tan enigmática. Me interesa, entre otras muchas cosas, su experiencia como anoréxica. He leído una entrevista muy larga con ella, y he cogido una frasecita que guardo en mi cajoncito bloggero.