domingo, 19 de junio de 2011

Pequeñas mentiras sin importancia


¿Hay algo mejor que pasar las vacaciones de verano en una playa de la costa francesa con tus amigos? Parece un gran plan, pero, ¿mantendrías ese viaje si uno de tus mejores amigos ha sufrido un grave accidente de moto?

Así comienza Pequeñas mentiras sin importancia, del director Guillaume Canet. Este grupo de cuarentones de lo más diverso, lo tiene claro. Y allí, en ese lugar de ensueño, cada uno tiene que enfrentarse a sus propias miserias, eso sí, con mucha gracia.

Está el tonto desesperado porque su novia vuelva con él. Ese que no para de dar el coñazo a los amigos con el sms que debería mandar o no. Y el que organiza todo y no consigue que nadie le haga ni caso, obsesionado con las comadrejas; la pareja de toda la vida que no funciona; el ligón que se pasa de listo y acaba recibiendo una buena lección -eso sí, después de tirarse a una adolescente-; la chica independiente (Marion Cotillard, sublime) de la que todos los amigos están enamorados; y unos cuantos niños correteando por allí.

Aunque la película tiene algunos puntos moralistas que sobran, me he reído mucho. Refleja perfectamente cómo inevitable nos mentimos a nosotros mismos, mucho más de lo que lo hacemos a los demás. Para protegernos. Por miedo. Por no saber enfrentarnos a las cosas. Por no querer escuchar lo que los demás tienen que decirnos. La vida, al fin y al cabo.

Yo me quedo con una cosa de la película: necesito, pero ya, unas ostras y una copa de vino. Y un barco, ya de paso. Y, por supuesto, a mis amigos. Aunque sea para pelearme todo el rato.





3 comentarios:

troyana dijo...

Helen Hanff
a mí la peli me va a parecer muy interesante,de hecho me dió para una entrada relacionándola con un clásico de los 90 "Los amigos de Peter".Te dejo el enlace:
http://historias-troyanas.blogspot.com/2011/06/de-los-amigos-de-peter-pequenas.html

Por cierto,a mí tampoco me importaría nada,pero nada,estar unos días en la costa francesa,con barco,vino blanco y ostras;)
Bsts

Helene Hanff dijo...

Gracias, Troyana, me ha encantado tu entrada.Comparto contigo el gusto por las historias de amistad.

¡Un beso!

Alfredo J. Liebana Rado dijo...

La vimos anteayer, bajo tu recomendación, y nos gustó mucho. ¡Saludos!